La paralización de los tratamientos de reproducción asistida por la pandemia del COVID-19 se prolonga ya más de un mes. En estas semanas sin actividad, en Amnios hemos seguido trabajando para mantener óvulos y embriones vitrificados; se ha atendido a las pacientes por videoconsulta o correo electrónico y hemos seguido con formación continua. Así, nos preparamos para la vuelta a la normalidad clínica.

A mediados de marzo, tanto la Sociedad Española de Fertilidad, como la Europea (ESHRE) y la Americana (ASRM) coincidían en la necesidad de paralizar los ciclos de reproducción asistida por la falta de información sobre este nuevo virus. Sin embargo, en los últimos días, las autoridades en RA piden una vuelta a la actividad de forma escalonada para no poner en peligro la ya de por si delicada tasa de natalidad española y evitar problemas derivados de la baja reserva ovárica, entre otros.

10% de los niños nacen por reproducción asistida

Hoy en día, casi el 10% de los niños españoles nace por técnicas de fertilidad. Por ello, este parón en reproducción asistida puede tener una repercusión directa en los nacimientos de 2021.

Ahora la Sociedad Española de Fertilidad ha emitido un comunicado en el que solicita que la reproducción asistida se tenga en cuenta de cara al regreso a la normalidad y se destacan varios aspectos.

  • La necesidad de tener en cuenta situaciones excepcionales y urgentes como la criopreservación de ovocitos, semen y corteza ovárica en el que caso de que los pacientes vayan a someterse a un tratamiento citostático o quimioterápico por motivos oncológicos.
  • La edad y la baja reserva ovárica. Las mujeres de más de 35 años y las que tienen baja reserva ovárica pierden en cada ciclo un 2% de probabilidades de ser madres.
  • Ninguna entidad sanitaria ha desaconsejado el embarazo natural, como sí ocurrió con el virus Zika.
  • No se ha encontrado el virus ni en semen, líquido folicular, secreciones vaginales o uterinas. Por lo que no se aprecian riesgos ni para las pacientes, ni para los embriones, ni para los embarazos resultantes de dichos procesos de reproducción asistida.

Protocolos de seguridad

  • Los laboratorios de reproducción humana asistida disponen de protocolos de actuación para enfermedades infectocontagiosas conforme a la legislación.
  • La actividad asistencial se adapta a los criterios de seguridad que hasta ahora se realizan en el resto de las consultas hospitalarias abiertas.
  • Por último, esta situación discrimina a las parejas de mujeres, mujeres sin pareja masculina, o pacientes con pareja azoospérmico, ya que no pueden conseguir un embarazo espontáneo mientras dure el estado de alarma.

En la infertilidad, el tiempo es clave ya que influye de manera directa en el potencial reproductivo de muchas mujeres, por ello, es necesario que la actividad de las clínicas de reproducción asistida se reanude lo antes posible.