¿Cómo reducir los riesgos asociados a un embarazo múltiple?

Mientras que la gestación múltiple en gestaciones espontáneas representa el 1-2% de todos los embarazos, cuando se usan fármacos estimuladores de la ovulación o tratamientos de reproducción asistida este porcentaje se eleva hasta el 25-27%.

Debido a que las complicaciones (tanto fetales como maternas) aparecen con más frecuencia, los embarazos múltiples son considerados embarazos de alto riesgo. Es preciso hacer un seguimiento más estrecho para prevenir y detectar lo antes posible estas complicaciones.

¿Qué complicaciones pueden darse en un embarazo múltiple?

Entre las complicaciones maternas, es frecuente encontrar una mayor incidencia de náuseas, vómitos, astenia y somnolencia durante el primer trimestre del embarazo. Esto es debido a la mayor producción de progesterona. Es importante mantener una buena hidratación y fraccionar más las comidas (pequeñas cantidades cada 2 horas, aproximadamente). También es más frecuente la aparición de anemia, que puede requerir un suplemento de hierro y vitaminas. Se debe aumentar la ingesta de productos lácteos porque las necesidades de calcio son mayores.
Se recomienda un consumo de unas 300 Kcal más por día que en las gestaciones únicas.
El aumento de peso en un embarazo múltiple debe ser entre 15-20 kg, frente a los 9-14 kg de un embarazo de un solo feto. Es más frecuente la aparición de pirosis (ardores), ya que el aumento de volumen del útero desplaza al estómago hacia la caja torácica. En ocasiones se requiere la administración de fármacos conocidos como “antiácidos”, siempre por prescripción de tu médico.
La hipertensión inducida por el embarazo es de tres a cinco veces más frecuente. En casos graves, puede asociarse a un riesgo para la salud tanto de la madre como de los fetos, por lo que es imprescindible el control periódico de la tensión arterial para detectar lo antes posible si existe alguna elevación de la misma.
También es más frecuente el desarrollo de diabetes gestacional en los embarazos múltiples.

Es fundamental realizar una dieta equilibrada desde el inicio de la gestación, con las proporciones adecuadas de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Tu médico te indicará analíticas específicas para detectar el riesgo de desarrollar esta complicación y tratarla lo antes posible.

La realización de una cesárea es mucho más frecuente en los embarazos gemelares, y está indicada siempre en las gestaciones triples. Como el útero ha tenido un crecimiento superior al de un embarazo único, en ocasiones puede ser más difícil que se contraiga adecuadamente después del parto o cesárea, produciéndose una hemorragia postparto, por lo que la vigilancia del sangrado será mucho más estrecha para poder tratar de forma inmediata esta complicación.

Dra. Marian Chávez Guardado
Directora Médica Amnios In Vitro Project

También te puede interesar...

citología cervical

¿Qué es una citología cervical?

¿Qué es el trabajo de parto? Todo sobre las contracciones de parto y sus etapas

Infertilidad secundaria

¿Qué es la infertilidad secundaria? Causas y factores

Primera consulta
Gratuita

Solicita tu consulta gratuita en nuestra clínica de Madrid y estudiaremos tu caso sin compromiso.

Prueba de la hormona antimülleriana GRATIS.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?