La punción ovárica o punción folicular es uno de los procedimientos que se realizan en reproducción asistida que más dudas genera a las pacientes. Sin embargo, se trata de una intervención sencilla e indolora en la que se extraen los ovocitos para después fertilizarlos en el laboratorio. En una fecundación in vitro, la paciente iniciará una estimulación ovárica con tratamiento hormonal para favorecer el crecimiento de varios folículos, que se aspirarán en quirófano para recuperar los ovocitos.

La doctora Noelia Martínez, ginecóloga de Amnios In Vitro Project, nos explica en detalle cómo se realiza. “La punción es un procedimiento quirúrgico en el que se realiza la extracción de los ovocitos por vía vaginal mediante sedación. Extraemos los ovocitos que han sido liberados al interior de los folículos tras la administración de una medicación que desencadena la ovulación. Después se analizan y se trabaja con ellos en el laboratorio, bien para utilizarlos en una fecundación in vitro o para vitrificarlos y utilizarlos en un futuro”, comenta.

¿Cómo se realiza?

La punción ovárica es un procedimiento rápido para la paciente. Dura entre 10 y 20 minutos, en función de la respuesta que haya habido a la estimulación.

Los ovocitos se recuperan “mediante una punción con una aguja conectada a la sonda ecográfica”. De este modo, se realiza un sistema de vacío que aspira el líquido que hay dentro de los folículos y en el que están los ovocitos. Para asegurar el confort de la paciente, recibe una sedación. “Se trata de una anestesia de dosis baja. La paciente está dormida pero sin intubación. Es una sedación similar a la de otros procedimientos como la gastroscopia o la colonoscopia”, precisa la doctora Martínez.

Con anterioridad a la punción, la paciente debe someterse a una estimulación ovárica y administrarse una medicación para desencadenar la ovulación. “De forma natural, los óvulos están pegados a la pared del folículo y necesitamos que estén en el centro. Para ello, administramos la medicación con un margen de 34-36 horasde antelación: eso hace que el óvulo se despegue, y podamos aspirarlo. Si no se hiciera con esos plazos, se rompería el folículo y se produciría la ovulación, con el ovocito saliendo al exterior, por lo que lo perderíamos”, indica esta especialista.

Ingreso en la clínica

El acompañamiento a la paciente es continuo desde que llega a Amnios In Vitro Project para la punción. “La paciente es recibida por nuestro personal de enfermería. Le informa de todos los pasos previos, laacompaña a la habitación y resuelve todas las dudas que puedan surgir. También una enfermera acompaña a la paciente al quirófano y está con ella durante todo el procedimiento. Una vez en quirófano, el equipo médico se completa con un médico ginecólogo y un médico anestesista. Tras la punción, es trasladada a la habitación por el médico y el personal de enfermería”, indica la doctora Martínez.

La paciente deberá quedarse unas horas en observación. “Esperamos a que vaya despertando de la anestesia y después se inicia tolerancia oral, se le da de beber, y si lo tolera bien, toma un desayuno. Una vez que recibe el alta, que se da en la misma mañana, o si se hace por la tarde, en el mismo día, recomendamos no hacer esfuerzos, no ir a trabajar y no hacer nada que requiera mucha concentración porque puede quedar algo de somnolencia tras la sedación. De todos modos, la recuperación es rápida, y se puede hacer vida normal al día siguiente”, apunta la doctora Martínez.

Por último, se informa a la paciente del resultado de la punción. “Antes de recibir el alta, le decimos a la paciente cuántos ovocitos se han recuperado y si es posible, también la madurez de los mismos”, finaliza.