Las técnicas de reproducción asistida generan muchas dudas a las pacientes desde la primera visita a la clínica. Sin embargo, la primera consulta es el momento idóneo para iniciar el proceso con confianza. En Amnios in Vitro Project todos los pacientes son atendidos por un ginecólogo especialista en reproducción asistida. En algunos casos, si se solicita se puede hacer una primera consulta conjunta con un embriólogo para tener una visión aún más amplia del tratamiento a seguir. La personalización y el trato hacia el paciente es nuestra máxima desde el primero momento. Además, nuestra primera consulta es gratuita.

En la primera cita con nuestros profesionales, se realiza un cuestionario completo para conocer todo lo posible del historial médico de la persona o pareja: estilo de vida, tiempo de búsqueda del embarazo, embarazos o abortos previos; o si se ha realizado algún tratamiento de fertilidad anterior. En el caso de que se aporte alguna prueba específica, se valorará.

En caso contrario, se pautará un estudio de fertilidad completo que comprende seminograma para el hombre y ecografía para la mujer. También diferentes analíticas para ambos con serología  (ETS: VIH, sífilis o hepatitis B), estudio hormonal y los cariotipos (analítica genética que puede revelar anomalías cromosómicas explicando la esterilidad o infertilidad). Además, se realizará un análisis de hormona antimulleriana (AMH) para conocer la reserva ovárica de la mujer.

Otras pruebas diagnósticas

Además, es habitual programar otras pruebas como la histerosalpingografía y la histeroscopia. La primera es una prueba radiológica en la que se emplea un contraste inyectado a través del cuello del útero y que nos permite valorar la cavidad del útero y la permeabilidad de las trompas. Se realiza como estudio previo a la inseminación artificial, y no es necesaria para la fecundación in vitro. La histeroscopia es un examen endoscópico en el que se introduce un tubo óptico a través del cuello uterino para visualizar la cavidad uterina. Permite diagnosticar posibles alteraciones dentro del útero y en algunos casos explicar por qué no se implantan los embriones o la causa de los abortos de repetición.

Una vez que el equipo médico valore los resultados de este estudio de fertilidad, pueden pautarse más pruebas para los casos más complejos o iniciar un tratamiento de inseminación artificial, inseminación no invasiva, fecundación in vitro, FIV con ovodonación o método ROPA en el caso de parejas de lesbianas.